Puertas de la Muralla de Segovia. Parte X

Puerta de Santiago

555450_151621704988301_1228097321_nPróxima a la Puerta de San Cebrián se encuentra la Puerta de Santiago, ubicada en el Paseo de San Juan de la Cruz, con fachada exterior de arco de herradura, datada en el siglo XIII, mientras que la interior, con arco de medio punto de dovelas almohadilladas, es fruto también de la reforma barroca llevada a cabo a finales del siglo XVII y/o primeros del XVIII.

El arco, nos dice Antonio Moragón, se cerraba con doble puerta, de dos hojas cada una, según se aprecia en los huecos donde se engoznaban los ejes de ellas, y un rastrillo.

Esta puerta se conoce también como “El Refugio”, pues fue utilizada por el Ayuntamiento para acoger a pobres, mendigos e indigentes, siendo posteriormente vivienda del pintor Santos Sanz en la década de 1950. De su condición de refugio de pobres ya se hacía eco Mariano Sáez Romero en las primeras décadas del siglo XX, diciendo que:

392882_286474928151045_2123587894_n

La Puerta de Santiago es una construcción de planta rectangular, con un arco de herradura y otro almohadillado, fuertes defensas para las guerras de otras épocas y conserva restos de una pintura barroca representando al Apóstol. Estos arcos se cerraban de noche con fuertes planchas de hierro que subían por una escotadura, y por puertas gruesas de madera, y defendida por saeteras y matacanes. Hoy esta puerta está destinada a Refugio de pobres caminantes, con dos departamentos, uno en cada piso, para separación de hombres y mujeres y habitación del encargado. Es una admirable institución de caridad que presta a la ciudad bienhecheros servicios y merece ser conservada y aun engrandecida. Pasada la Puerta, en la cuesta para bajar al barrio de San Marcos, estaba la pequeña iglesia de Santiago, que desapareció hace mucho tiempo.

248704_151621748321630_1054517371_n

La puerta permitía el acceso a la ciudad desde la carretera de Arévalo y el barrio de San Marcos, con la proximidad también de la Casa de la Moneda y el Monasterio del Parral, lo que la convertía en un punto importante rodeado también, como no, de leyendas, tal es la que recoge Antonio Moragón acaecida, según no dice, en 1591 al mercader de paños Diego Alfonso de la Cueva, que llegando a la ciudad procedente de Santa María de Nieva, se ve asaltado por dos ladrones justo delante del arco de acceso, donde milagrosamente será salvado por intercesión del Apóstol, cruzando la citada puerta dentro de la que quedarían atrapados los ladrones.

Fotografías

Puerta_Santiago_00Puerta_Santiago_01 Puerta_Santiago_02 Puerta_Santiago_03 Puerta_Santiago_04 Puerta_Santiago_05 Puerta_Santiago_06

En la actualidad (2014), este magnífico espacio de Segovia acoge una colección de títeres de Francisco Peralta, artista gaditano de 83 años que ha donado 38 piezas elaboradas minuciosamente. Desde el presente año, su colección descansa para su exhibición al público en vitrinas acristaladas.

Autor: Miguel Angel Chaves Martín

FUENTE: Asociación Cultural Plaza Mayor de Segovia

A %d blogueros les gusta esto: