Puertas de la Muralla de Segovia. Parte II

<<- Puertas de la Muralla de Segovia. Parte I

VistaSegovia1562

Ciudad fortificada de Segovia en 1562

… Ya en esos años de boyante economía, las murallas habían perdido buena parte de su carácter militar original. Incluso desde el siglo XV podemos encontrar todos los problemas que aquejan a la cerca segoviana y que la llevarán a constantes intervenciones y reparaciones en sus lienzos, puertas y torreones. Mª Eugenia Contreras, señala cómo ya desde entonces el escaso uso militar de la muralla y la consideración de “propiedad de todos” hace que empiecen a llevarse sus piedras y a sacar arena de su base hasta provocar situaciones de evidente peligro que obligan a Enrique IV a prohibir estas actividades pues, de seguir haciéndose, sería causa de se caer la dicha çerca. En esta misma línea, treinta años después el procurador Alonso de Salamanca pide al Concejo en 1505 que mande derribar todo lo que estuviese edificado en los muros de la ciudad, para que muros e cerca estén desocupados para que se puedan andar e que si asy lo fisieren que faran lo que son obligados, y amenazaba con protestar a su alteza si no lo hacían así.

Prohibiciones por un lado y restauraciones por otro, se suceden a lo largo de los siglos, entre estos primero años del siglo XVI y las últimas décadas del siglo XVIII. No quiere decir que nada se hiciera luego, al contrario, o se derriban definitivamente, o se conservan entendidas ya como monumentos histórico-artísticos. Pero hasta entonces el problema era su mantenimiento como baluartes, como partes de ese recinto fortificado que, pese al ya aludido “relajamiento” defensivo, seguía necesitando la presencia física de la muralla y sus puertas.

LOTY-02278_PLa pérdida de función llevó también a la despreocupación por las guardias o tenencias de las puertas, vinculadas desde un primer momento a la tenencia del Alcázar. El mayor problema sería, eso sí, deslindar atribuciones con el Concejo a la hora de hacerse cargo de los gastos de mantenimiento y obras de reforma. Ejemplo de ello será lo ocurrido el año 1581, cuando el Concejo acuerda abrir la puerta de San Juan y quitar la guardia de la puerta de San Martín porque no es nezesario aver guardas en ellas. Precisamente esta citada vinculación al alcaide del Alcázar llevó de nuevo al Concejo en 1587 a responder que, ante la necesidad de obras de reforma de la puerta de Santiago, no corresponde a la ciudad su reparación sino al Conde de Chinchón, alcaide del Alcázar, que tiene renta particular que le da el rey nuestro señor para reparar y tener en pie la puerta de Santiago y otras puertas desta cibdad, situación que se repite en marzo de 1606 cuando la Ciudad acordó que… escriban al señor Conde de Chinchón sobre que adereze los muros que estan enzima de las puertas de la ciduad por estar muy mal reparados y es por su quenta el reparo como alcayde de los alcaçares.

Autor: Miguel Angel Chaves Martín
FUENTE: Asociación Cultural Plaza Mayor de Segovia

A %d blogueros les gusta esto: