Puertas de la Muralla de Segovia. Parte I

…todo aquel lugar que es cerrado de los muros con los arrabales et los edificios que se tienen con ellos.

llaves_segoviaLa frase está sacada de las Partidas de Alfonso X y es un elocuente resumen de la idea de ciudad medieval que aun hoy seguimos teniendo. Una ciudad como Segovia, repoblada a partir de 1088 por el rey Alfonso VI y Raimundo de Borgoña, haciendo, como dice Colmenares en su “Historia” los muros que hoy tiene. Unos muros de los que hay constancia documental desde 1122 y que ya entonces habían delimitado una típica ciudad medieval, de crecimiento orgánico, trazado irregular y embutida dentro de un perímetro de murallas que la protegen militar y también mercantilmente, con sus correspondientes arrabales, extramuros de ella, y las necesarias Puertas y Postigos que comunican estas dos realidades urbanas. Puertas de defensa, de paso, de representación, incluso, a veces, han llegado que a través de los siglos han ido cambiando su fisionomía e incluso, a veces, han llegado a desaparecer en aras de esa nueva idea de ciudad contemporánea que quiere salir de sus limitaciones, de su espacio físico restringido, delimitado, sin reparar en los evidentes daños que produce valorar el pasado más como lastre que como memoria.

san_martin_segoviaRaramente han sido objeto de atención las murallas y sus puertas para los viajeros y cronistas que llegaban a la ciudad. Richard Ford, por ejemplo, tras su viaje a España en los años 40 del siglo XIX, solventa el tema con el siguiente escueto comentario: El portal de San Martín es curioso… La Puerta de Santiago es mora. El mismo calificativo aplicará Valentín Picatoste cuando identifique la puerta de Santiago como “moruna”.

Si la puerta de San Martín, la principal de la ciudad y ante la que juraban los reyes antes de entrar en ella, era simplemente “curiosa” para Richard Ford, la aportación de Isidoro Bosarte se limitará a añadir que pertenece, según se ve por su estilo, a los tiempos de Carlos V. José María Avrial, por último, utilizará las puertas de la ciudad para contarnos otros aspectos que poco aclaran el objeto principal del tema, como en el caso de la ya aludida Puerta de Santiago, a la

muralla_segovia_00

que dedica una lámina que luego no tiene reflejo alguno en el texto que acompaña; o en el caso de la Puerta de San Andrés, en la que, sin decirnos nada de ella, salvo el correspondiente grabado, aprovecha la presencia de un sillar de granito con la inscripción “Publicio Juvvenali Juvvenalis” para relacionar al poeta Juvenal (siglo I d.C.) con Segovia, o al menos con un supuesto origen español. Está claro que las puertas de la ciudad, y la muralla en general, no eran objeto de especial interés para estos viajeros y eruditos de los que sí nos constan sus descripciones, y hasta desvelos, por el Acueducto, la Catedral o la Plaza Mayor.

Segovia_S_XII

Segovia, siglo XII. El Hijo del Herrador.

Configurada la ciudad a partir del siglo XII, al llegar el XVI podemos decir que Segovia ha alcanzado su forma definitiva. A lo largo de esas centurias, y también después, la muralla separa la ciudad interior de sus arrabales, divide culturas y religiones, organiza clases sociales y se constituye en el mejor referente de carácter guerrero de la ciudad. Por entonces, cuando la ciudad encuentra su momento culminante asociada a la industria pañera, el recinto amurallado constaba de 13 accesos entre puertas y postigos que desde el Alcázar como inevitable eje de referencia militar para la defensa de la ciudad, se distribuían de la siguiente manera:

  • Postigo del Parque, junto al Alcázar.
  • Puerta de Santiago.
  • Postigo de la Fuente Cercada.
  • Puerta de San Cebrián.
  • Postigo Picado o de San Matías.
  • Postigo de San Juan, junto a la iglesia de San Juan de los Caballeros.
  • Puerta de San Juan.
  • Postigo del Consuelo o de Santa Coloma.
  • Puerta de San Martín.
  • Postigo del Rastro, de San Martín o puerta de la Luna.
  • Puerta del Sol, postigo de San Miguel, de Corpues Christi o de los Coroneles.
  • Puerta de San Andrés.
  • Postigo del Obispo.

Autor: Miguel Angel Chaves Martín
FUENTE: Asociación Cultural Plaza Mayor de Segovia

A %d blogueros les gusta esto: