Otros personajes y familias de Segovia. Los Nuñez Coronel

judios_sexmoDe la llegada de esa familia a la aristocracia urbana ha quedado fiel testimonio. Comenzó en julio de 1.492, cuando Abraham Seneor y su yerno, Rabbi Meir Melamed, reciben el bautismo, junto con sus familiares, en el monasterio de Guadalupe, actuando los reyes y el capitán Mendoza como padrinos. El 29 de agosto de ese mismo año Rabbi Meir, que adopta el nombre de Fernán Núñez Coronel, alcanza la merced de un regimiento en la ciudad de Segovia, por haber recunciado en él don Francisco de Bobadilla.

Su procedencia no puede vincularse a Segovia y parece más bien que hubiese nacido en Ávila. Su actividad profesional se hallaba vinculada a las finanzas, y después de su conversión mantuvo la misma ocupación.

Falleció en el año 1.500 y casi súbitamente aparecieron todas las personas con las que él había contraído obligaciones, solicitando ejecutoria contra las personas que se habían prestado a ser sus fiadores. Las cuentas pendientes que dejó Fernán Nuñez Coronel a su muerte, son síntomas de las posibles dificultades financieras que debió de atravesar su patrimonio los años siguientes a la expulsión de los judíos. En 1.500 le reclaman un libramiento que debía pagar a Alonso Gutiérrez Mader, vecino de Toledo, de cuando fue receptor de las rentas reales del año 1.492 y 1.493 y arrendador mayor de la renta de otros partidos. Otro síntoma de esta dificultad financiera es la exigencia que presenta Juan Daza, mercader estante en la Corte, pide se le satisfagan los perjuicios sufridos por la dilación en el pago de ciertas mercancías de Fernán Nuñez Coronel, las cuales fueron tomadas por la reina en los años 1.492 a 1.494.

En 1.500 le sobrevino la muerte a Fernán Núñez Coronel cuando se había encargado del cobro de las rentas de Jerez de la Frontera.

LA_RAZON_256950_198116Conocemos el patrimonio formado por los bienes raíces que este personaje poseía en Segovia, Ávila y Cebreros, por una información hecha en 1.492. Interesa detenernos en él, porque es uno de los pocos ejemplos conservados de fortuna de un miembro de la aristocracia local segoviana, dedicado a la actividad financiera. Sin duda debió de influir notablemente su condición de judío para lo que fue la conformación total de su patrimonio, que se hallaba repartido entre las dos ciudades de Segovia y de Avila y del lugar de Cebreros, en Tierra de Ávila.

La mayor parte de su patrimonio está compuesto por bienes inmuebles, sobre todo de casas construidas en fincas urbanas de su pertenencia. En Segovia disponía de su propia vivienda, en la calle del Corpus Christi (antigua judería) que en términos generales se valoraba en unos 700.000 mrs. De 15 pares de casas, alquiladas, que le reportaban una renta anual de unos 30.000 mrs. y unas casa que había comprado a Gonzálo de Cuellar por unos 3.000 florines (795.000 mrs). En Ávila contaba con 3 o 4 pares de casas que valían unos 300.000 mrs. En Cebreros se localizaban las tierras, viñas en su mayor parte, y tenía también una bodega y vasijas, todo ello, valorado en más de 300.000 mrs.

En total un patrimonio de bienes inmuebles que superaban los dos millones de maravedís, además de otros bienes muebles de gran valor, que no se detallan.

La procedencia de estos bienes se menciona en uno de los últimos párrafos de este documento. Dice que en Segovia la casa en la que habita fue construida sobre un solar que él compró, que los quince pares de casas que tiene los adquirió por compra y que las casas que fueron de Gonzalo de Cuellar, una parte de las mismas la recibió como merced de sus altezas y la otra las compró. Los bienes de Cebreros proceden de la herencia de su madre y también compró la parte de sus hermanos. Dice que un majuelo que tenía en San Martín de Valdeiglesias se lo compró a la aljama de esa villa.

4777__43eb83f3e2397 20130702113723En su relación con Segovia interesa poner en manifiesto que Fernán Núñez Coronel habría hecho su aparición en la ciudad, movido por sus actividades profesionales y por la necesidad de encontrarse próximo a la corte, cuando ésta se encontraba en Segovia y después de este primer contacto pudo venir su afincamiento posterior y su integración en el gobierno urbano después  de convertirse, si bien en su caso esta merced del regimiento de la ciudad puede interpretarse más como un premio ejemplar a su decisión de cristianizarse que como el paso que consuma una integración natural en la oligarquía de la ciudad.

De los ocho años que dura su presencia en el regimiento de la ciudad no ha quedado constancia de que Fernán Núñez Coronel se hubiese unido abiertamente a las filas de uno de los dos bandos en que se encontraba dividida Segovia, pero todo induce a pensar que de tomar partido se hubiera inclinado por el de los marqueses de Moya. (Andrés Cabrera y Beatriz de Bobadilla)

Fuente: Segovia. La Ciudad y su Tierra a fines del medievo – Maria Asenjo Gonzalez

A %d blogueros les gusta esto: