Otros personajes y familias de Segovia. De la Hoz. Parte VI, Final

<-Parte V

Monasterio del Parral - Segovia

Monasterio del Parral – Segovia

… Sobre su patronato de iglesias o monasterios, hay que decir que los de la Hoz contribuyeron activamente en la construcción y mantenimiento del monasterio del Parral. Esta vinculación no es extraña, si tenemos en cuenta que las buenas relaciones de ellos con el marqués de Villena se remontaban al reinado de Enrique IV, en el que Alonso González de la Hoz, da 10.000 y 120.000 mrs. al monasterio. En este monasterio se dispusieron su enterramiento muchos de los miembros de esta familia.

Los de la Hoz fueron hombre de gran actividad en la vida política de la ciudad al servicio del rey y del marqués de Moya. En 1467 Francisco Arias se encuentra entre los hombres que asisten a Pero Ruiz de Machuca, alcalde de la Fortaleza del Alcázar, en nombre del rey.

mapa-comunidadsxii-13Casi una derivación natural de influencia política y social ejercida en la zona, era la necesidad que algunos miembros de la oligarquía urbana sentían de construir una fortaleza. Sabemos que Juan de la Hoz había comenzado a construir una en lugar que Quintanar (sexmo de San Llorente), en el año 1499. La queja presentada por la ciudad sobre la fortaleza que estaba haciendo, daba cauce a la protesta que ante el concejo de la misma, habían manifestado los procuradores de los sexmos de la Tierra. Por comisión se encarga al corregidor que vaya a Quintanar a ver la dicha obra, acompañado de maestros y personas que conozcan el oficio de la construcción, a fin de que actúen como peritos y que verifiquen: si la obra es de cal y canto; si se hacen en ella torres, cubos, troneras y salteras, y de qué anchura son; Mandan al corregidor que destruya este edificio si se trata de una fortaleza, y que fije un plazo, en el que deba ser destruido De todo esto llama la atención la actitud reticente que tanto la carta de comisión al corregidor muestra como la de los mismos miembros de la ciudad, que elevan la petición haciendo notar que se presenta a solicitud de los procuradores de la Tierra.

Recapacitando sobre este hecho se observa que el lugar elegido se podía prestar a la construcción de una fortaleza aprovechando las últimas estribaciones de la cordillera hacia el Norte. Esta zona conoce la presencia de otras fortalezas señoriales: Turégano (del Obispo de Segovia), Pedraza (de los Fernández Velasco) y Castilnovo (de los Herrera), por tanto no resulta extraño que la zona resultase muy sugerente para construir la fortaleza. Además, hay que tener en cuenta que queda relativamente próxima al paso de la cañada  de algunos lavaderos. La aparente pasividad de los miembros del regimiento del concejo sorprende aún más, pero pudiera ser que no vieran con malos ojos el surgimiento de un señor local capaz de aglutinar fuerzas frente a la presencia inminente del marqués de Moya una vez que los Arias Dávila se habían desplazado hacia la zona sur de la Sierra. Sirva de mera conjetura a falta de datos.

Fuente: Segovia. La Ciudad y su Tierra a fines del medievo – Maria Asenjo Gonzalez

A %d blogueros les gusta esto: