Otros personajes y familias de Segovia. De la Hoz. Parte V

<-Parte IV

A principios del siglo XVI aparece otro personaje de relevancia que lleva el apellido de la Hoz, se trata de Francisco de la Hoz, regidor de la ciudad desde 1501. Desde este mismo año va a tener dificultades con el lugar de Muñoveros, que formaba parte del Sexmo de Las Posaderas. En un primer momento, Francisco de la Hoz parece que actuaba como prestamista de algunos vecinos que se encontraban comprometidos, en un pleito y necesitaban liquidez para afrontarlo.

Castillo de Turégano

Castillo de Turégano

Este lugar, que se localiza al este de la ciudad y es fronterizo con el término de Turégano, pertenecía al señorío del obispo de Segovia, y ya en el año 1500 se quejaba de agravios que en él cometían algunos caballeros de la ciudad y mencionaban a Diego del Río, con sus escuderos, criados y apaniguados los cuales les atacaban, atentando contra sus personas y contra sus haciendas. Toda esta tensión acaba proyectaba en un pleito que se entabla entre el concejo de Muñoveros y el regidor Francisco de la Hoz, a petición de dicho concejo, que se queja de que no se ponen fin a las diferencias entre ellos, debido a que Francisco de la Hoz es persona muy principal en esa ciudad. Este conflicto tan poco claro no permite hacer suposiciones sobre posibles intereses económicos de Francisco de la Hoz en Muñoveros.

Otro asunto que extraña, por exclusión, es la no aparición en estos años del privilegio de licencia para formar mayorazgo, o para ampliarlo, lo que envuelve en una nebulosa la proyección familiar de un patrimonio que parece tener consistencia suficiente como para formar mayorazgo.

Por concepto desconocido sabemos que de las rentas de alcabalas y tercias se libraban a Juan de la Hoz 42.000 mrs. y a Francisco de la Hoz 12.000 mrs. y en concepto de acostamieto, reciben ambos personajes 12.000 mrs. cada uno.

Maravedis de los Reyes Católicos

Maravedis de los Reyes Católicos

Entre los hermanos de la Hoz también había algunos dedicados al mundo de la iglesia. Es el caso de Esteban de Hoz, hermano de Francisco y de Juan, regidores, que siendo protonotario recibió el cargo de <<contador de privilegios>>, por merced de sus altezas, pero como no lo podía cubrir por estar a menudo en la corte de los reyes, se lo encomendó a Fernand Alvarez de Toledo, quien actuó sustituyéndole y percibió los beneficios, los cuales se calculan en 10.000 florines de oro, lo cual todo el tiempo que ocupó el cargo supondría 2.650.000 maravedíes. Sobre esta diferencia se da sentencia definitiva en octubre de 1505 y en ella se condena a los herederos de Fernand Alvarez a pagar, con cuenta cabal lo que deben, ademas de los 30.000 maravedíes por razón del oficio de concertador.

Diego de la Hoz, clérigo, vecino de Segovia entabla pleito que se solventa en 1508 con su hermano Francisco , regidor de la ciudad, por razón de la renta de un beneficio en Fuente Pelayo, que había cobrado en su nombre, mientras Diego estuvo ausente, durante los años de 1494-1495-1497 y que a razón de 9.000 mrs. al años hacen un total de 36.000 maravedís. En consecuencia Francisco de la Hoz es condenado a pagar a su hermano.

Fuente: Segovia. La Ciudad y su Tierra a fines del medievo – Maria Asenjo Gonzalez

 

Información extra:

En Burgos radicó otra casa De La Hoz y de ella fue don Fernando De La Hoz y Torres, natural y Regidor de Burgos y esposo de su deuda doña Ana De La Hoz y Ruiz Salgado, siendo padres de Juan De La Hoz y De La Hoz, nacido en Madrid, que el 3 de Abril de 1653 ingresó en la orden de Santiago. Alonso Gonzalez De La Hoz, Caballero de la casa de Segovia, fue del concejo de la ciudad, y como tal representante, asistió al Concilio de la Diócesis de Segovia, celebrado en Terégano por el obispo Fray Lope de Barrientos en 1440. En 1465, Esteban De La Hoz era Arcipreste de la Catedral de Segovia. La casa solariega de estos Hoz de Segovia, se llamaba de Hércules y fue habitada más tarde por las monjas dominicas. Don Fernán Gutíerrez De La Hoz sirvió al Rey Don Alonso VI de Astilla, y Lope De La Hoz a Don Alonso VIII, con el que se halló en la batalla de las Navas de Tolosa.

El apellido DE LA HOZ tiene un origen toponímico, por haberse tomado del lugar de Hoz de Anero (Santander). Etimológicamente el apellido DE LA HOZ, viene del vocablo “Hoz”, del latín “falx-cis” que significa “instrumento para segar”.

A %d blogueros les gusta esto: