Otros personajes y familias de Segovia. De la Hoz. Parte IV

<-Parte III

portal-de-marOtro cauce por el que debió aumentar sus ingresos fue por el matrimonio, así sabemos que Juan de la Hoz recibió el oficio de fundidor mayor de la Casa de la Moneda de Sevilla, por haberse casado con Constanza de las Casas, hija de Juan de las Casas, que había recibido este oficio del rey Enrique IV. En 1486, es proveído Juan de la Hoz de dicho oficio de fundidor mayor, en virtud de una sobrecarta de sus altezas, del cual ya se había hecho merced en 1475, a la muerte de su suegro. Como beneficio, entre otros, estaba la percepción de cinco maravedís por cada marco de plata que se labrase en esa casa de la Moneda. En 1485 Juan de la Hoz solicita a sus altezas que se le dé una equivalencia del mismo oficio o una expectativa de la Casa de la Moneda de Segovia. Es probable que entre las razones que pudieron pesar para solicitar este traslado estaba la dificultad para hacer efectivo el cobro y la percepción de las cantidades que establecía el privilegio.

Como persona de solvencia económica y de prestigio social se presenta a ser aval de Orosal, viuda de Isaque Çaragoçi, judíos, vecinos de esa ciudad, obligándose a pagar por ella a ciertas personas el importe de una renta de tercias y beneficios que el citado Çaragoçi tuvo en arriendo.

Villacastín

Villacastín

En una ciudad semejante a la que observamos en Francisco Arias, Juan de la Hoz hizo cierta compañia con Alonso de Soria y con su hermano Fernando de Soria, vecinos de Villacastín, los cuales protestan porque dicho Juan de la Hoz, viendo las perdidas que tenía su hermano Alonso de Soria, le fatigaba y le molestaba para que le diese su hacienda, en virtud de las obligaciones que con él tenía contraídas, a las que califica de ylíçitas. Este adjetivo bien podría estar en relación con los préstamos de alto interés efectuados en su favor por Juan de la Hoz.

Este Juan de la Hoz era hijo de Gómez González de la Hoz y de Isabel Arias Dávila, de ahí su relación de parentesco con los Arias Dávila, a los que se encontraba unido también por razones y económicas.

Fuente: Segovia. La Ciudad y su Tierra a fines del medievo – Maria Asenjo Gonzalez

A %d blogueros les gusta esto: