La Morería de Segovia. Parte IX

<– La Morería de Segovia. Parte VIII

… Con el equipo de alarifes, de carpinteros y de yeseros irían también pintores. A pesar de las amenazas de la Sunna, no faltaban, en las morerías castellanas, pintores que no tenían inconveniente en figurar personajes y seres animados. Tenemos nombres de moros pintores en Avila y en otros lugares y en Segovia moros fueron los que nos dejaron, en la Torre de Hércules, en el Alcázar y en algunas casas esgrafiadode la Canongia esas singulares composiciones decorativas de tracerías en rojo sobre el fondo de estuco, alternando con cuadros -escenas de guerra, de torneo o de fiesta, animales- en las que las figuras se dejan en blanco para que resalten sobre el fondo rojo. En algunas de estas composiciones hay letreros en lengua arábiga. Moros serían los que reduciendo a formas geométricas el encintado con que adornaban las piedras en los muros de mampostería obtuvieron esa decoración de paramentos, tan típicamente segoviana, que llamamos “esgrafiado” o “aplantillado”, a la cual da sabor oriental la rítmica reiteración de los motivos.

Con razón hacen notar Claudia y Juan Pablo Le-Flem el que apenas figuren moriscos en el censo de 1594, dedicados al obraje de paños, tan pujante entonces en la ciudad, y con razón suponen que esto se deba al recelo de los gremios, en los cuales los cristianos viejos querían mantener el predominio. En otro estudio hemos escrito que la presencia durante la Edad Media en España de hombres de tres religiones retrasó la formación en Castilla de las Corporaciones menestrales. Por esto es una singularidad que ofrece vivismo interés la constitución, a fines del siglo XV, de la cofradía segoviana de San Eloy, en la cual se admitían cristianos viejos y moriscos.

 

FUENTE: La Morería de Segovia – Marqués de Lozoya (Conferencia pronunciada en el Salón de Actos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas el día 12 de diciembre de 1966). Instituto de Estudios Africanos.

A %d blogueros les gusta esto: