La Comunidad y Tierra de Segovia. Capítulo Primero – Parte III

<– La Comunidad y Tierra de Segovia. Capítulo Primero – Parte II

Los diez sesmos, que constituyen al presente la Comunidad, han visto desaparecer pueblos enteros y disminuir el vecindario de la mayoría de los restantes, en número tal, que dá idea cierta de que, así como las familias y los individuos mueren paulatinamente, así desaparecen y sucumben los organismos sociales y aun las poblaciones, sin dejar por el pronto nada más que un leve recuerdo de su existencia, que el tiempo desvanece muy luego.

Para que dura un poco más la memoria, casi olvidada, de los lugares comuneros que ya no existen, así bien que para que sirva de ejemplo del constante enflaquecimiento de los que fué la antigua Universidad de Segovia y su Tierra, anotaremos a continuación los que han desaparecido, como tales lugares o pueblos, con todos sus habitantes, quedando yermos, a contar desde la época de los Reyes Católicos, ó se han reducido a términos o cotos redondos con un solo labrador, o dos cuando más, o han venido a ser despoblados anejos a los Municipios más inmediatos. Son los siguientes, solo de puertos aquende.

SESMO DE SAN LORENZO: Quintanar, Las Cuevas, Las Covatillas
SANTA EULALIA: Carrascal de Gumiel, Pinilla de Pestaño distinto de Pinilla Ambroz.
SAN MILLAN: Bernuy de Riomilanos, El Campo, Escobar de Valsequilla, Matamanzano, Perocojo.
LA TRINIDAD: Bernuy de Párraces, El Salvador, Hermoro, Revilla, San Miguel, Velagómez, Villafría.
SAN MARTIN: Herreros(I), Iñigo Muñoz, Lagunilla, Mazarías, San Pedro de las Dueñas.

nuestra-senora-de-la-losa-_19927961Otros cuatro pueblos hay que, sin haber desaparecido, antes por el contrario, subsistiendo aún, sin notable detrimento de su población, dejaron de pertenecer a la Comunidad, contra toda razón y derecho. Tales son, Zamarramala, la Lastrilla, San Cristóbla, Perogordo, los más inmediatos a la Capital, de la que fueron arrabales. Al constituirse en pueblos independientes, con Municipio y personalidad legal propia, separándose de Segovia, no por eso quedaron privados de sus derechos comunales, por la sencilla razón, de que, lo mismo por las antiguas leyes que por las modernas de Ayuntamientos, y aun por las decisiones del Consejo de Estado, la separación de Municipios es y se entiende siempre, sin prejuicio de la mancomunidad de derechos y aprovechamientos en que se hallaran, la cual se sigue en su fuerza y vigor, mientras no se practique su división completa. Los habitantes de La Lastrilla, Zamarramala, San Cristóbal y Perogordo, vecinos antiguamente de Segovia, eran partícipes en todos los disfrutes, lo mismo que los demás habitantes de la Comunidad: no es justo, de consiguiente, según nuestro humilde entender, que Segovia les niegue lo que los pueblos de los demás sesmos reconocen y conceden a los habitantes de sus antiguos Municipios, háyanse separado o no de la respectiva colectividad municipal.

(1) El nombre de este pueblo en lo antiguo fué Ferreros. En 1460, veinte años antes de su despoblación, adquirió el de Herreros, según Mondejar de su obra citada, en subrogación de otro pueblo del mosmo nombre de Herreros, cerca de Medina del Campo, que había pertenecido al señorio de Sancho Ibañez de Medina. Peribañez de Segovia, vendió a Juan Sanchez de Sevilla el lugar de Herreros, próximo a Medina y por conservar el nombre y el señorio de Sancho Ibañez, hizo la subrogación. Despoblado el de igual nombre en esta provincia, al fundarse Otero de Herreros en 1480, hizose por los vecinos una dehesa boyal, en 1704, con los solares, huertos y prados cuya dehesa pertenece hoy en propiedad al autor del presente ESTUDIO HISTORICO. Aún existen dentro de ella las ruinas y algún arco de su románica Iglesia parroquial que estuvo dedicada a San Pedro, y se marcan perfectamente los restos y cimientos de las casas que componían el pueblo.

FUENTE: La Comunidad y Tierra de Segovia. Estudio Histórico-Legal. D. Carlos de Lecea y García

A %d blogueros les gusta esto: