La Ciudad de Segovia y su Tierra. Parte VII

<- La Ciudad de Segovia y su Tierra. Parte VI

… La pavimentación

       Las penas de los molineros siguen utilizándose para el empedrado y pavimentación de las calles, así se manda empedrar ... la calle que baja de la puerta de San Martín a la calle de los cavalleros nuevos. De esta calle, localizada en los arrabales, motivó su reparación el interés por mejorar los abastecimientos que circulaban a través de ella.

Antigua_alhóndiga_de_Segovia

La Alhóndiga de Segovia

Los últimos documentos conservados sobre este mismo tema son de 1513 y 1514, lo cual nos sigue probando el mantenimiento de la sisa sobre el pan, carne y pescado de un cornado. También nos informa sobre la cantidad recaudada por medio de la dicha sisa, que llega a ser de 400.000 maravedíes al año. En el documento se dispone que durante dos años a partir de la fecha se tomen las dos terceras partes del total de dicha sisa para la construcción de una alhóndiga. En 1514 se dan algunas normas al concejo de Segovia para que se lleve adelante el empedrado de las calles de esa ciudad, atendiendo a que se haga con piedra menuda sobre una base igualdada con arena y que en ellas se dejen canales para que bajen las aguas residuales. Para que así se cumpla, mandan que todas las obras de empedrado se hagan bajo la dirección de nuestros expertos.

fdez-ladreda

Av. Fernandez Ladreda

Así, las labores de pavimentación que comenzaron en 1489 seguían en marcha en 1514. Dicha obra, de larga duración, fue asumida por el concejo de la ciudad como fundamental; buena prueba de ello es la asignación de cierta cantidad de maravedíes procedentes de las caloñas para su ejecución. Pero no hay que olvidar que las primeras peticiones de licencias para pavimentación fueron presentadas por la comunidad que velaba por la mejora de una red viaria, sobre la que se efectuaban los transportes de mercancías para el abastecimiento. Otra cuestión que queda poco clara en los documentos, es saber si se puso más atención en la pavimentación de la ciudad o en la de los arrabales. Aunque sobre esto es significativo la emisión de una disposición de Consejo Real, que mandaba empedrar ciertas partes de la ciudad con preferencia, frenando los intereses particulares de algunos de los miembros de la oligarquía local.

Por último, llama la atención la posible relación, a nivel de reestructuración de las vías urbanas, entre el empedrado o la pavimentación de las calles y la canalización del agua que las atravesaba. La conjunción de ambas obras era necesaria para construir con buen aspecto las vías públicas de esta ciudad.

Fuente: Segovia. La Ciudad y su Tierra a fines del medievo – Maria Asenjo Gonzalez

A %d blogueros les gusta esto: