Gobierno y representación de la Ciudad y de la Tierra. Parte VIII

La Tierra. Los procuradores de los sexmos

<– Parte VII
El espacio jurisdiccional de la Tierra se encuentra organizado sobre las divisiones geográficas de sexmos, cuadrillas y lugares. Cada una de estas demarcaciones estaba dotada de un sentido propio y en conjunto armonizaban y hacían viable el gobierno de la gran extensión de territorio que constituía la Tierra de Segovia.
conventodesanfranciscoLos representantes legítimos de los hombre de la Tierra de Segovia eran los procuradores, aunque también contaban con seis regidores, que en el concejo urbano se denominaban regidores de la Tierra, pero que a fines del siglo XV ocuparían sus cargos desprovistos de la más mínima relación de dependencia de nombramiento de la Tierra.
Los procuradores se elegían anualmente, por período de un año, en concordia de los dichos sexmos, según la costumbre. El nombramiento se hacía en el monasterio de San Francisco, en los arrabales de la ciudad de Segovia, en la reunión que celebraban una vez al año. Allí se reunían los quarentales de la Tierra y los procuradores de la misma, suponemos que del año anterior, y juntos elegían los procuradores del año siguiente. Estos quarentales, suponemos que eran los representantes elegidos de cada una de las cuadrillas de cada sexmo en las cuales, por medio se su elección, delegaban los pecheros de la Tierra su representación y su voto en aquellas reuniones del sexmo al que pertenecían o en las reuniones de San Francisco de Segovia.
pecheros
Esta delegación, escalonaba la representación de los vecinos de la Tierra y, en ocasiones, este sistema se pudo haber prestado a abusos sobre la elección de procuradores de la Tierra. Sobre esta cuestión se encuentra un extraño documento. Se trata de una provisión real dirigida al concejo de Segovia y a las justicias de la ciudad, accediendo a una petición de los hombre y los sexmos de la Tierra sobre que no se consienta la permanencia de algunos hombres en los cargos de procuradores durante varios años, porque tal situación va en perjuicio de los sexmos de la Tierra y apela como argumento a una norma antigua que prohibía la reelección. Dos años después, en 1480, se revoca esta disposición, a petición de la justicia, regidores y ayuntamiento de los pueblos y once sexmos de Segovia. En consecuencia, se dispuso que los sexmos y pueblos tuvieran facultad de elegir cada año a la persona que quisiere cada sexmo y por el tiempo que ellos decidieran.
Fuente: Segovia. La Ciudad y su Tierra a fines del medievo – Maria Asenjo Gonzalez
A %d blogueros les gusta esto: