El tesoro de Enrique IV en el Alcázar de Segovia. Parte II

<<– El tesoro de Enrique IV en el Alcázar de Segovia. Parte I

contabilidad… Las menciones a gastos para el personal de la casa real entre mayo y agosto de 1465 muestran cómo la Cámara mantuvo algunas de sus obligaciones, pero ignoramos qué ocurrió después aunque es de suponer que se emplearían sus recursos en oro, plata y moneda para continuar cumpliéndolas. Las órdenes de pago de aquellos meses se refieren sólo a 16 criados del rey, los reposteros de estrados y de la plata, un secretario, 2 escribanos de Segovia y un artillero que prestaría sus servicios en el alcázar, y ascienden a 278.568 mrs. También se pagó a su alcaide, Pedro de Monchares y a las guarniciones situadas en el alcázar mismo, en Segovia, en el castillo de San Martín de Valdeiglesias, en el alcázar de Madrid y en Torrejón de Velasco y Guadalajara. E incluso la cámara real se hizo cargo de pagar 208.414 mrs. del sueldo o acostamiento de los jinetes que mantenían varias decenas de personas en servicio del rey, aunque el número disminuyó rápidamente porque en la paga de julio eran 45 con 161 lanzas y en la de agosto sólo 12 con 25; además, se habían entregado en junio 400.000 maravedíes (mrs.) a Garci Méndez de Badajoz, “contador de los acostamientos”.

Maravedís (mrs)

Los gastos que he reseñado hasta ahora ascendieron a 1.469.082 mrs. pero a ellos hay que añadir el efectuado en pañería y sedería para guardar en la cámara regia o para vestir al monarca y a buen número de sus cortesanos. En el primer aspecto, el camarero Francisco de Tordesillas recibió unas 665 varas de diversos paños de calidad (Brujas y Ruán en su mayor parte) y casi 280 de terciopelos, brocados y sedas. Salvo 35 varas de paño, el resto estaba ya en la cámara en el último cuatrimestre de 1465. Otras partidas de la cuenta nos ilustran sobre la mantelería para el servicio de mesa del rey, a cargo el repostero Jorge de Tordesillas, y sobre el vestuario regio en el otoño de los años 1465 y 1466, para el que se emplearon 41 varas y media de paños de Brujas y Ruán, Courtray e Ypres.

De ellas se deduce fácilmente que se requerían entre 5,5 y 7,5 varas para confeccionar un capuz, 4,5 o 5 para una loba, 1,5 para un jubón y 3 o 3,5, para un sayo. Precisamente por eso, la mayor parte de las mercedes en paño dadas a oficiales de la casa real consisten en 10 o 12 varas más 3 o 3,5 varas de seda, en algunos casos. Las partidas de septiembre a diciembre de 1465 se refieren a 22 personas, las de 1466 a 52 y las de 1467 sólo a 12. Su interés consiste, sobre todo, en que facilitan otra nómina -más extensa que la de pagos en dinero- de las personas que rodearon a Enrique IV en aquel tiempo, especialmente entre septiembre de 1465 y enero de 1467, y los oficios que desempeñaban en su corte. Hay nombre conocidos como el del mayordomo Andrés de Cabrera, el camarero Francisco de Tordesillas, el alcaide del alcázar, Pedro de Moncharas o Muncharas, que aparece  rodeado de un grupo de familiares y criado, el guarda mayor Alfonso de León y, junto a ellos, capitanes del rey, alcaides, secretarios, capellanes, cantores y músicos -algunos de origen portugués-, trompeta, reposteros, cocinero, despensero, gallinero, caballerizo, mozos de espuelas y de caballos, criados.

Fuente: Revistas Científicas Complutenses (Miguel Ángel Ladero Quesada y Margarita Cantera Montenegro) Universidad Complutense. Madrid

A %d blogueros les gusta esto: