Crónica de la Provincia de Segovia. Parte I

CAPITULO PRIMERO

Segovia – Su importancia – Lengua – Religión – Gobierno – Usos – Costumbres – Antigüedades ibéricas -Reflexiones sobre su acueducto antehistórico

Segovia

En la historia de las otras provincias habrá visto é irá viendo el lector cómo estaba subdividida España en los tiempos antehistóricos. Segovia, en el centro de la Península, hubo de pertenecer a los celtíberos, raza mixta, sobre cuya formación, como también sobre la de las otras que poblaban la Iberia, dan los historiadores antiguos las  más confusas y contradictorias noticias. Dividida esta raza en arévacos, carpetanos, vacceos y oretanos, no están acordes los escritores que han tratado de las cosas de Segovia, acerca de si perteneció esta ciudad a la tribu de los arevacos o a la de los vacceos, si bien los más de ellos se deciden por la de los primeros. En efecto: Plinio el Mayor y Ptolomeo colocan a Segovia en los arévacos, y el llamado Itinerario de Antonino habla también de ella en términos que no dejan lugar a dudas acerca de su verdadera situación. Pero Alderete, Morales y Mariana, engañados quizás por algunos yerros de Ptolomeo, la colocaron a tres leguas de Numancia, con lo que dieron motivo a una polémica entre algunos críticos aventajados, de la cual ha salido esforzada la opinión de los antiguos geógrafos y naturalistas.

arevacosFue el primero en notar la contradicción de los escritores paganos y de los modernos el conocido marques de Mondéjar, el cual, entregándose a cavilaciones peligrosas, opinó que hubo de existir antiguamente en el territorio de los arevacos otra Segovia, que era la que ponían Ptolomeo y los escritores nacionales a algunas leguas de Numancia. Afirma que el territorio de los vacceos llegaba hasta los montes que dividen actualmente las dos Castillas; y dando a algunas vaguedades geográficas una importancia que no tienen, deja como probado que la antigua ciudad solo pudo existir allí. Pero una vez reconocido el yerro de Ptolomeo, falta ya una base a todos estos argumentos; y si se considera que las palabras de los geógrafos antiguos que hemos citado no tienen ninguna ambigüedad, no podrá menos de reconocerse que todas las sutilezas de aquel crítico son de una fuerza pueril.

hispania7

Fuente: Crónica de la Provincia de Segovia por Don Luis Carreras. Aquiles Ronchi -1866

A %d blogueros les gusta esto: